Ser tu amigo o tu propio enemigo

Pensar en lo que los demás están haciendo puede darte dolor de cabeza. En su lugar, piensa en lo que tienes que hacer. Hazlo, y verás cómo te sientes.

Nadie, en realidad, te produce intranquilidad. Tú eres tu amigo o tu propio enemigo.

Son tus limitaciones, debilidades, expectativas, hábitos negativos los que sustraen tu paz y te hacen sufrir.

Si alguien está haciendo algo erróneo, en lugar de arriesgar tu paz y dejar que la mente se queje, pregúntate: ¿Qué puedo hacer para beneficiar a esa persona?

Extracto del libro:
EL REGALO DE LA PAZ
Ed. Brahma kumaris
Enrique Simó  

Comentarios. 3

3000