Como un jardinero

Para que cualquier actividad o relación permanezca armoniosa y lograda, debemos saber hasta dónde intervenir y hasta qué punto retirarnos.

Es como un jardinero que siembre semillas cuando corresponde, entra en el jardín, interviene, para sembrarlas y regarlas, y luego se retira para permitir que la naturaleza haga su trabajo. Sin embargo, de vez en cuando, vuelve a intervenir y entra en el jardín para ver si hay suficiente agua, si algún insecto ha atacado las plantas, si necesitan abono. Su papel consiste en encontrar el espacio adecuado para que surja la potencial belleza y la singularidad que hay en las semillas; el jardinero no crea las flores, pero facilita su expresión.

El jardinero no interviene demasiado; a eso lo llamaríamos una interferencia. Después de sembrar las semillas, no pide un resultado inmediato; no remueve la tierra al día siguiente para ver si han brotado. Él desempeña su papel, cumple con su obligación, pero se va, porque entiende que la floración no depende de él. Pero tampoco se aleja demasiado. Si lo hiciera, las plantas morirían por falta de cuidados o los insectos y las malas hierbas se apoderarían de ellas. No se aleja tanto como para aislarse él mismo del proceso que está teniendo lugar. En vez de esto, para saber cuándo intervenir y cuándo retirarse, crea una asociación respetuosa con la naturaleza.

De la misma manera, nosotros tenemos el deber, o más bien el honor, de sembrar semillas positivas de buenas intenciones, respeto y tolerancia, a la vez que permitimos que los demás y las fuerzas del universo tengan su espacio para funcionar y responder de acuerdo con su tiempo y carácter.

Es un arte saber cuándo dar un paso hacia atrás y cuándo dar un paso hacia delante, pero es un arte muy necesario, sobre todo, si queremos conseguir el bienestar.

Extracto del libro:
Pensamiento oriental para la mente de occidente.
Visión del Raja Yoga
Ed. Brahma Kumaris
Anthony Strano

Comentarios. 0

3000