Al decir “sí” a tu destino...

Primero, dile “sí” a tu destino.

Cómo sería confiar en que no estás sola, que la mano y la compañía de lo Divino están siempre contigo, guiándote incluso si no puedes hacer más que escuchar.

“Sí” significa que no tienes que pensar demasiado.

“Sí” significa que la energía del flujo está presente en tu vida.

“Sí” significa que la resistencia desaparece, liberando una enorme cantidad de energía.

“Sí” a los demás significa que dejas de intentar controlar el mundo entero.

“Sí... enséñame” te hace humilde, y la humildad permite cercanía, florecimiento y novedad.

“Sí” comprende que, si no hay energía para algo, eso de todos modos no sucederá.

“Sí” permite que lo que sea que esté de acuerdo con tu objetivo tendrá un espacio en el que desarrollarse, incluso si no puede verse en un comienzo.

“Sí” es un estado de alivio; de ya no tener que determinarlo todo, saberlo todo, supervisarlo todo, controlarlo todo.

Extracto del libro:
Las cuatro caras de la mujer.
Restaurando tu auténtico poder; Recobrando tu belleza eterna
Ed. Vergara
Caroline Ward

Comentarios. 2

Karin Erazo, 2022-02-07 06:28:13
Siento la poximidad de mi destino, en la singularidad de mis acciones concientes. Constantemente he divagado por un circulo inconcluso de perturvadas ideas de materialismo y falsa felicidad.
Constantemente me he detenido y volteo para evaluar cuanto avance, pero aunque el reloj avanzó, mi cabello caneo, una profesión titila en la penumbra del recuerdo. Yo me sientO estancada, sentada en el cobijo de un trabajo que me permite subsistir.
Y aquí, desde aquí; veo marcharce a quienes de ejemplo me sirvieron, de inspiración me heredaron y yo, sigo detenida. Sabiendo que soy más y tengo mucha luz que dar, pero el abrigador sueter que me protege del frío temor de brillar, me abriga y adormese.
Gracias, estoy buscando soltarme y determinarme a mi destino brillar en paz, amor, abundancia y serenidad.
3000